ATENCIÓN

Gracias a todos los que leyeron mi anterior aviso sobre las imágenes de san Juan Nepomuceno. Habéis sido muchos quienes me escribisteis para darme noticia de algún Nepomuceno que conocíais, y os lo agradezco de veras.

Ahora, siguiendo con otras investigaciones, estoy centrada en varios asuntos y quería volver a pedir vuestra colaboración: si alguien conoce cepillos limosneros con representaciones de santos y no le importa hacérmelo saber o mandarme una fotografía (raquelsiguenza@msn.com), lo agradeceré igualmente. También tengo interés en imágenes de ánimas (cuadros de ánimas, los mismos cepillos que mencionaba...)

¡Muchísimas gracias a todos por vuestra ayuda!

Iconografía oculta

Un apartado en el que todo el mundo puede participar. Cada semana os invito, a modo de juego, a descubrir qué se representa en una imagen. Podemos, entre todos, ir aportando pistas que, sin desvelar por completo el asunto, nos acerquen a la solución. Si tenéis interés por la iconografía, tanto cristiana como clásica, os animo a que enviéis vuestras opiniones. ¡Será divertido!





















domingo, 3 de junio de 2012

Un santo con un león: san Jerónimo

Aquí tenemos la respuesta a la última obra propuesta: se trata de un San Jerónimo realizado por Gianlorenzo Bernini (1598-1680) para la capilla Chigi en la catedral de Siena entre 1661 y 1663.
San Jerónimo es uno de los cuatro "Padres de la Iglesia" latina, junto a san Agustín, san Ambrosio y san Gregorio Magno. Nacido hacia el año 347 en Estridón, Dalmacia, murió en Belén el año 420. Tuvo una extraordinaria formación literaria y filológica.
Entre sus atributos se cuentan el libro de las Sagradas Escrituras (recordemos que tradujo la Biblia al latín) y, en el caso del santo penitente, que es el que nos ocupa, aparece junto al león y golpeándose el pecho con una piedra. Suele llevar ropaje y capelo cardenalicio, cuando está en su estudio, detalle anacrónico puesto que no fue hasta 1254 cuando Inocencio IV permitió el uso de este último a los cardenales, y más tarde, en1294, Bonifacio VIII concedió la sotana roja, pero sirven estos elementos para aludir al trabajo que desempeñó junto al papa san Dámaso (en principio, el cardenal era un clérigo vinculado a una iglesia principal y se usaba el término para designar en Roma a los que ejercían funciones importantes). Y gracias a ellos se le reconoce, del mismo modo que la tiara identifica a san Pedro, aun cuando tampoco este elemento es contemporáneo del santo. Además porta un crucifijo, que alude a su retiro en Calcis, lo que dio lugar a su representación como penitente, en cuyo caso, tan habitual como la piedra es la calavera -es atributo frecuente de otros anacoretas y santos ermitaños-, pero no sólo en este caso. Además, en las representaciones dentro de su celda, escribiendo, lo normal es que aparezca rodeado por diferentes objetos de escritorio, a los que se puede unir un reloj de arena, que puede verse igualmente en sus imágenes como penitente.
A partir del siglo XVIII, en los países católicos del sur de Europa apenas hay encargos de obras relativas al santo, mientras que en Centroeuropa se mantienen hasta mediados del XX.
De los hermanos García es la escultura en barro cocido y policromado de la galería Coll & Cortés (imagen derecha) realizada en 1628.

Imágenes: http://www.wga.hu/frames-e.html?/html/b/bernini/gianlore/sculptur/1660/stjerome.html http://www.wga.hu/frames-e.html?/html/b/bernini/gianlore/sculptur/1660/stjerome.html http://www.collycortes.com/escultura_elegida_pruebas.php?siglo=&id=114

Hace unos años, Pilar Martino defendió su tesis doctoral sobre la iconografía de este santo, que se puede consultar íntegra en la siguiente dirección: http://eprints.ucm.es/4741/. Además, esta misma investigadora ha publicado varios artículos acerca de esta figura.

1 comentario: